Del “Yo Soy” al “Nosotros Somos”: la lucha comunitaria en Ciudad Neza

Quiénes somos

“El trabajo voluntario es una escuela creadora de conciencia, es el esfuerzo realizado en la sociedad y para la sociedad como aporte individual y colectivo.”
Ernesto “Che” Guevara

Trabajamos con las comunidades y movimientos en resistencia contra este sistema político y económico voraz.

No optamos por ensimismarnos en construcciones falaces de un gran movimiento dirigido por algunos “iluminados”. Nuestro reino es de este mundo y seguiremos optando por la vía que no es fácil, pero segura, la vía de caminar con nuestr@s compas comunes y corrientes capaces de empujar una corriente cada vez más grande de indignación y convertirse en una gran marea que arrasa con tanta porquería imperante en este sistema que se llama capitalista y se apellida neoliberal (a las cosas por su nombre).

Somos Nezahualcóyotl Combativo. Somos Pueblo.

Además de luchar por la defensa de la energía eléctrica, también luchamos por una educación para todos y por la concientización del pueblo para organizarse y defender sus derechos.

Somos un conjunto de compañeras y compañeros interesados en seguir construyendo comunidad, en reencontrarnos y reconocernos con ustedes, con aquell@s, con el nosotr@s.
Somos quienes resistimos de distintas maneras ante la imposición sistemática de los de arriba. Imposición de valores, de temas académicos, de políticas de acceso a la educación formal, de explotación laboral y de despojo de derechos.
Somos l@s que seguimos creyendo en la colectividad solidaria, en el pensamiento crítico, en el valor de cada individuo para desarrollar-se al máximo, para así poder desarrollar-nos mutuamente con la comunidad.
Somos l@s que invitamos a compartir lo que sabemos a través de un conocer-transformar, un idear-construir, un soñar-actuar, un hablar-escuchar, un pensar-sentir.
Somos del pueblo y para el pueblo.

Con la escuelita popular buscamos desbordar los muros de la academia tradicional y compartir diversos conocimientos con diversas personas. No importa la edad, estrato o contexto social al que pertenezca cada persona; tod@s tenemos un surco de posibilidades y tod@s tenemos una semilla y unos frutos que compartir con quien está a nuestro lado.
Salimos a las calles, a los barrios, a las colonias populares para propagar mediante la concientización el trabajo colectivo y organizativo.
Anteponemos nuestro interés por construir alternativas comunitarias ante este voraz capitalismo que se propaga y que consciente o inconscientemente reproducimos económica e ideológicamente entre l@s de abajo, entre l@s mismos pisoteados por un sistema utilitario y manipulador.
Esas alternativas no son creadas por nosotr@s, nos interesa recrear legados de saberes olvidados por la escuela ideológica dominante, propuestas innovadoras relegadas por el dogma del dinero, formas de trabajo desplazadas por la doctrina del miedo y la imposición. Y desde esa recreación podemos aportar cada vez más a la sociedad. No a la sociedad que nos ve desde arriba, sino a la que, desde abajo, busca hacer a un lado lo que nos pisotea para así poder avanzar hacia una sociedad digna y justa.

Si ustedes y aquell@s se interesan por esta construcción, por este nosotr@s, l@s invitamos a propagar este trabajo voluntario, solidario y organizativo con sus ideas y su actuar.

¡Los de abajo nos erguiremos sobre la tierra, ese es nuestro destino!

Asamblea popular de neza portada.png

NOS ENCONTRAMOS Y NOS RECONOCIMOS COMO PUEBLO

A 4 años del inicio del movimiento #YoSoy132, ¿cómo podríamos imaginar que una de las consecuencias directas o indirectas de la protesta en la Ibero contra Peña Nieto el 11 de mayo del 2012 fuera un proceso de organización en Ciudad Neza?

Bueno, a quienes vivimos este proceso nos toca contar cómo sucedió:

Un día 27 de junio de un año 2012, una familia nezatlense (padre, madre, hijo e hija), viajaba apretada en una motoneta cerca de la Avenida Pantitlán, tal vez iban al tianguis o al mercado, tal vez a algún parque o a algún camellón con áreas verdes. Ese día se encontraron con un río impetuoso que corría por la avenida Pantitlán.

En Neza las inundaciones provocadas por las lluvias son frecuentes, pero esta vez era distinto; porque ahora se trataba de cruzar sin mojarse o de dejarse llevar por la corriente de personas, ser parte de ella.

Optaron por lo segundo, la mamá descendió con su hijo de la mano y el papá colocó a su hija menor en la parte delantera del asiento. Los cuatro se sumaron a la marcha del movimiento #YoSoy132 en el municipio de Nezahualcóyotl y se anegaron también de esa comunión entre compas, entre las indignadas, los jodidos, l@s que somos hart@s y estamos hart@s, entre comunes y corrientes que marchábamos en esa gran corriente, en ese río de gente, de jóvenes estudiantes o no estudiantes, de profesores, de dones, de doñas.

Éramos quienes ya hace muchos años no habíamos tenido la oportunidad de caminar juntos y juntas por estas calles para gritar sus verdades a un sistema político y económico putrefacto. Así inició la conjunción de Neza con el Movimiento #YoSoy132. Aunque no todos los que marchamos ese día nos involucramos en el trabajo comunitario, sí hubo una confianza renovada entre los nezatlenses, ya no se veía todo perdido y se vislumbraban cambios posibles.

Después vendrían brigadeos, manifestaciones, asambleas, un documental llamado Mi hermano el hombre sobre un rumor que se convirtió en paranoia social y la posterior lucha contra la militarización del municipio, festivales, consultas populares, marchas, mítines, tomas simbólicas -y no tan simbólicas-, proyecciones, foros, alianzas, desencuentros, etc. Sobre todo pasó algo requetebonito: nos hicimos pueblo, nos encontramos y reconocimos en cada una de las miradas, voces, caminares, sueños y esfuerzos de lucha y resistencia existentes en nuestra localidad.

2016-07-10 13.01.50

Fue un camino muy largo, y a la fecha no le vemos fin, aunque sí finalidades. Llegamos a distintas paradas y estas nos han llevado a otros caminos y a distintas direcciones. Algunas personas caminamos más lento que otras, pero optamos por hacerlo de manera colectiva, aunque a las que gustan de caminar solas no les ha agradado mucho la idea de la colectividad. Pero la mayoría terminó sumándose con ese su horizonte a este nuestro horizonte colectivo, porque saben que podemos respetarnos mientras no impidan caminar o l@s demás no impidan caminar al nosotros. Y es así que se han sumado a esta horizontalidad que sigue definiendo y construyendo horizontes colectivos.

Iniciamos con conformar brigadas de educación y cultura, de salud, de usuarios de energía eléctrica, de defensa de derechos laborales y de solidaridad con otros movimientos. Después seguimos con la resistencia ante las reformas neoliberales y la lucha por la libertad de nuestros presos y nuestras presas. Concluimos con comisiones para llevar a cabo proyectos comunitarios y de reconstrucción del tejido social solidario.

#NOSOTROSSOMOS

Actualmente nuestra composición es la siguiente:

Usuari@s en defensa de la energía eléctrica: Vecin@s que defendemos nuestro acceso a este servicio como un derecho humano, luchamos por una tarifa justa de este servicio y nos negamos a ser víctimas de los atropellos que allanan el camino a las grandes empresas privatizadoras. Porque sabemos que privatizar la energía eléctrica es privarnos de trabajo, educación, salud y de una vida digna. No nos dejamos de los abusos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y expulsamos a los que pretenden extorsionar a los comerciantes y a las familias que necesitan de este servicio. Nos capacitamos tanto jurídica como técnicamente para hacer valer este derecho. En los comités impulsamos trabajo cultural, educativo y de compromiso político apartidista. Contamos con cinco comités en Neza, uno en Iztapalapa y otro más en Chicoloapan. Nuestra finalidad es seguir conformando más comités, tanto en Neza como en otras localidades cercanas.

Curso solidario de ingreso a la educación media superior y superior: Compartimos y recreamos nuestros conocimientos sobre materias académicas específicas y sobre realidades generales que implican un actuar común necesario. Lo hacemos con compitas que quieren ingresar a alguna universidad. Nos centramos en transmitir un conocimiento no elitista, crítico y con una ética de interacción comunitaria con la sociedad y el medio ambiente.

Comisión de alianzas y solidaridad: Nos articulamos con más luchas en el Estado de México y en el país. Formamos parte de la Red Nacional de resistencia Civil que trabaja tanto contra las altas tarifas de energía eléctrica, como contra los megaproyectos de despojo y muerte. Nos sumamos al Centro de Derecho Humanos Zeferino Ladrillero para dar acompañamiento y asesoría a más comunidades y organizaciones mexiquenses y nacionales. Somos parte del Fuego de la Digna Resistencia que lucha contra el despojo y la represión a los pueblos de nuestro estado.

Al realizar este trabajo, nos encontramos con formas de organización diferentes a las que estaban acostumbrados la mayoría de los nezatlenses. Aprendimos que la política no debe tratarse de acarreos ni de gestiones y promesas falsas; se trata de una labor constante de concientización y de alternativas organizativas democráticas. Ahora los compas del barrio se acercan a nosotros con la confianza de que no será vendido ni traicionado el movimiento. No hay partidos políticos ni líderes que vendan la lucha.

Es así que, siga o no siga existiendo el movimiento #YoSoy132, seguimos trabajando por un “otro vivir dignamente”, por los servicios públicos necesarios, la educación necesaria (que no se reduce para nada a lo que se encasilla en las universidades) y la solidaridad muy necesaria entre los pueblos, la gente, la comunidad, la multitud, el barrio. Ya no es un “YoSoy”, ahora se trata de un “NosotrosSomos”.

Mientras el referente movilizador del 132 fue apagándose gracias a algunas soberbias, protagonismos, oportunismos, egocentrismos, “universidadentismos” y otros “-ismos”; nosotros hemos seguido construyendo alternativas de lucha, de resistencia y de construcción comunitaria en lo más profundo del barrio de Nezahualcóyotl y de otras comunidades. Vimos tristemente que muchos de los que otrora ardían en las calles, se replegaron y ya solamente dan sus señales de humo desde las redes sociales.

En Neza continuamos en las calles, ya no sólo para gritar consignas y manifestar nuestra indignación, nos quedamos en los lugares públicos para organizarnos con el barrio. No sólo seguimos en los espacios públicos, también nos han recibido en las casas de compas que se suman a la lucha y en los centros culturales independientes para seguir haciéndonos y recreándonos como comunidad.

En nuestro caminar nos dimos cuenta de que muchos de los que se creían los salvadores juveniles-estudiantiles terminaron cansados-envejecidos. Nosotros aprendimos mucho de los compas que consideramos jóvenes (con esa juventud que da un espíritu de lucha inquebrantable), involucrados en este proceso de cuatro años. Por dar un ejemplo, en Neza está involucrado con nosotros un joven de 87 años que vivió el movimiento ferrocarrilero de los 50’s y que aún sigue apelando por la organización popular.

También nos hemos dado cuenta de que lo que sucedió aquel 27 de junio del 2012 ha seguido ocurriendo en Neza y en otras comunidades dignas del Estado De México. El “populacho” sigue manifestándose contra el autoritarismo, la represión, el despojo, la corrupción, los desaparecidos, la impunidad, la manipulación… en fin, contra las injusticias que son el pan de cada día en este país y en este sistema.

Ahora, nuestros objetivos más inmediatos son tumbar la #LeyEruviel, echar abajo la construcción del nuevo aeropuerto en Atenco, construir una alternativa pedagógica de transformación social y combatir la privatización de la energía eléctrica. Todas estas son paradas en nuestro caminar que nos llevará a otros senderos y nos guiarán por otras direcciones.

UNA INVITACIÓN UN TANTO URGENTE

Por último, creemos necesario manifestar lo siguiente:

No basta con tener esperanzas, no basta con narrar nuestra historia, tenemos que construirla. Si no la construimos, entonces sí estaremos destinados al fracaso.

No basta con manifestarnos, tenemos que organizarnos con todos los sectores del pueblo trabajador. Despidámonos del romanticismo juvenil-estudiantil que dice iluminar la oscuridad.

No nos interesa una simple apología de la violencia contra el sistema ni nos interesa cambiarlo desde dentro. ¿Por qué no mejor hacer un trabajo de base honesto y estratégico que nunca nos aleje del pueblo?

La revolución no se hará en las redes sociales, la revolución se hará con las comunidades y con el barrio; las redes sociales son sólo una herramienta más para difundirla.

No nos mantengamos pasivos a la espera de que llegue otra coyuntura como la vivida hace cuatro años. Aunque no esté de moda, organicémonos y sigamos con el trabajo activo junto a las comunidades en lucha y así podremos construir nuevas coyunturas.

Cuando inició el movimiento #YoSoy132 no nos convocó ningún líder o dirigente, lo que nos convocó fue el hartazgo y la indignación de la población. Que nos siga convocando esa indignación. Si hacemos caso al canto de las sirenas que nos ensalzan y ensoberbecen, terminaremos siendo parte de lo que tanto criticamos. Los medios masivos supieron cómo aprovechar las soberbias de algunos integrantes del movimiento y les hicieron creer a muchos ilusos que eran las cabezas del movimiento.

La educación no se limita a las escuelas. La educación es recíproca entre los que nos organizamos para idear y construir otra realidad posible. Aun así, creemos sumamente importantes los procesos de lucha por la educación pública, gratuita y crítica que llevan a cabo los estudiantes. Esta educación se debe al pueblo y tiene mucho que aportar y aprender del pueblo.

No vivamos solamente de esa añoranza de lo que creían que fue -o querían que fuera- el 132. Mejor vivamos en el trabajo comunitario constante, guiándonos por una contextualización concreta y crítica de la realidad, para encontrar juntos lo que aún es posible hacer.

Nuestra alternativa es seguir trabajando con las comunidades en resistencia contra este sistema político y económico voraz. No optamos por ensimismarnos en construcciones falaces de un gran movimiento dirigido por algunos “iluminados”. Nuestro reino es de este mundo y seguiremos optando por la vía que no es fácil, pero segura, la vía de caminar con nuestr@s compas comunes y corrientes capaces de empujar una corriente cada vez más grande de indignación y convertirse en una gran marea que arrasa con tanta porquería imperante en este sistema que se llama capitalista y se apellida neoliberal (a las cosas por su nombre).

Somos Nezahualcóyotl Combativo. Somos Pueblo.

¡Los de abajo nos erguiremos sobre la tierra, ese es nuestro destino!

Este texto fue publicado en el sitio masde131.com

Anuncios